El stock de viviendas disponibles disminuyó un 6,4% durante el segundo trimestre de 2018.