Un propósito que involucra muchos aspectos, tangibles e intangibles, entre los que se incluyen aquellos comportamientos que favorecen las relaciones personales, así como el cuidado del medio ambiente. Estas son compañías que atraen a las personas tanto para empezar a laborar en ellas, como para retener los talentos con los que ya cuenta, algo que se comprueba por los niveles de satisfacción laboral y la disminución de ausentismos. Al optimizar la calidad del ambiente laboral, la empresa mejora también su reputación y en esto cuenta igualmente la responsabilidad social empresarial, que debe hacer parte de la filosofía de toda compañía y que puede desarrollarse en diferentes áreas.

Artículo completo: https://bit.ly/2MSZa52