16 deportistas estuvieron representando al país en los juegos Latinoamericanos de Trasplantados de Salta, Argentina. El equipo colombiano brilló por su excelente rendimiento y ocupo los primeros puestos durante las distintas competencias que abarcan más de 12 disciplinas.

Una competencia especial que convocó a más de 400 deportistas trasplantados provenientes de toda Latinoamérica. Estos juegos han marcado una nueva tendencia en el deporte; el objetivo es entregarles a los deportistas que han recibido un órgano la oportunidad de desarrollarse y competir deportivamente.

Colliers International se unió a la Asociación Colombiana de Deportistas Trasplantados, desde su primera participación en los Juegos en Mendoza, Argentina 2016, para apoyar la iniciativa de donación de órganos y tejidos #Yosalve55vidas, que incentiva a las personas a tomar una decisión en vida con la cual se puede dar esperanza a quienes están en una lista de espera.

  • El equipo ha dejado el nombre del país en alto en varias ocasiones. En los primeros juegos lograron tener una participación destacada al ganar: 7 medallas de oro, 2 medallas de plata y 3 medallas de bronce; posteriormente estuvieron presentes en el Mundial de Málaga, España, donde ganaron: dos medallas de bronce y una de plata, y en esta última versión el equipo ganó en total: 22 medallas de oro, 11 medallas de plata y 8 medallas de bronce que suman 41 medallas en total.

 

ALGUNOS DE LOS CAMPEONES QUE NOS REPRESENTARON

Una de las admirables figuras de la delegación colombiana de deportistas trasplantados, es Tatiana Narváez, quien compitió en atletismo en las carreras de: 5 metros, 400 metros, 800 metros y 1000 metros, obteniendo el primer puesto en cada una de las competencias. Una excelente participación por parte de Tatiana, quien se preparó arduamente y que hoy hace historia en el deporte, pues pasó de estar en una lista de espera de donación, a traerle varias medallas de oro al país (cuatro en total en la categoría de 30 a 39 años). 

Tatiana fue trasplantada de hígado en 2014.  Su diagnóstico era terminal, las esperanzas de vida eran muy pocas, no existía un tratamiento que pudiera mejorar su condición, necesitaba un trasplante con urgencia para poder vivir. Tuvo que recibir dos años de quimioterapia y justo en su momento más crítico de salud, el momento de recibir su trasplante llegó y desde ese momento su vida cambió.

 “Le agradezco profundamente a todas las familias que a pesar del dolor de lo que significa perder a un ser querido deciden en un acto de generosidad darle la oportunidad a otros que puedan seguir viviendo, convirtiendo la pérdida en esperanza. Tuve el milagro de recibir una segunda oportunidad, y es realmente un premio que recompensa todos esos momentos difíciles que tuve que vivir al lado de mi familia, y día a día hago valer la fortuna de estar viva en honor a ese ángel donante, que es a quién debo darle gracias por estar aquí y ahora”

Roberto Cáceres, Gerente General de Colliers International Colombia

“Tuve la suerte de recibir el milagro de la donación y eso me ha llevado como Gerente de Colliers a ser un promotor de estas segundas oportunidades. Como empresa nos identificamos con la labor social de prolongar la vida de las personas”.

En Colombia son muchos los pacientes que padecen una enfermedad crónica y que cuentan con el trasplante de órganos como la única opción para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida, pero las opciones para recibir este procedimiento en muchos casos puede lograr ser una lotería entre los miles de pacientes que están a la espera de recibir un órgano o tejido.

“La idea es acelerar ese tiempo, disminuir al máximo la lista de espera, sensibilizando a la sociedad tanto colombiana como internacional respecto a la donación de órganos a través de este tipo de eventos”

Otra de los integrantes de la delegación es Germán Darío Penilla Garcés, quien ganó cinco medallas de oro en atletismo en las carreras de: 5k, 400k, 800k y 1500k.

German es padre de familia, tiene un hijo pequeño de siete años. Muchos pensamientos negativos pasaban por mi cabeza y la angustia de ver sufrir a mi familia era mi principal preocupación y rendirme no era una opción. Su riñón se deterioraba rápidamente y si un donante apto no llegaba con urgencia, tendría que someterse a diálisis, un proceso que se implementa cuando el riñón no funciona, es decir su vida dependería de un aparato.

Esta es la tercera vez que Germán representa a Colombia en estos Juegos, y su rendimiento siempre ha sido asombroso.  Cada vez que compito es en honor a ese ángel donante que me permite vivir todas estas experiencias maravillosas, siempre le dedico las carreras y los triunfos a él. Porque gracias a esa persona que en su momento dijo Sí o a su familia, yo puedo vivir

Estas participaciones reflejan que en el país existe nivel de competencia, y que las personas trasplantadas están en la capacidad de realizar cualquier actividad deportiva que además de mejorar su calidad de vida, les permite ser parte activa del deporte en Colombia. Esto reafirma que la donación de órganos vale la pena.