Madrid cerró un año 2017 excelente en cuanto a turismo, con un espectacular crecimiento del +14,4% en RevPAR, mientras que Barcelona, con un excelente primer semestre, consiguió compensar los efectos negativos de la crisis socio-política catalana. El primer semestre de 2018 está suponiendo para Madrid crecimientos más contenidos mientras que el RevPAR de Barcelona presenta una tendencia negativa.

La oferta hotelera en Madrid avanza hacia la cualificación, con 1.800 nuevas habitaciones en proyecto, de las que la mitad serán de categoría 5* o 5*GL. Por su parte, el centro de Barcelona es testigo de las últimas aperturas de hoteles planificados con anterioridad a la entrada de la moratoria.

En el panorama de inversión hotelera Madrid destacó claramente sobre Barcelona en 2017. En lo que va de año, la inversión en ambas ciudades se centra en transacciones de portfolio mientras que las adquisiciones de activos para su reconversión a uso hotelero se ven frenadas por la nueva normativa urbanística.