Durante el 2018, el mercado inmobiliario de oficinas mostró un comportamiento atípico si lo comparamos con los años recientes. La actividad comercial durante este período evidenció signos claros de una búsqueda de adaptación coyuntural entre la oferta y la demanda, donde una baja considerable en los precios y las iniciativas de cosntrucción de nueos inmuebles, transladaron al mercado desde una fase de esceso de oferta hacia una etapa correctiva con un enfoque mucho más favorable para los inquilinos.