Ministro de Economía: “Estamos confiados en la fortaleza de la inversión privada para el crecimiento del 2019”

“Estamos confiados en la fortaleza de la inversión privada para el crecimiento del 2019”

El titular de Economía, Carlos Oliva, señaló que el Perú debe dejar de depender poco a poco de las materias primas para enfocarse en la estructura interna y las fortalezas que debe alcanzar.

El ministro de Economía, Carlos Oliva, estimó que el PBI se incrementó “muy cerca“ al 4% el año pasado. Sin embargo, reconoció que esta tasa de crecimiento tendría que ser mayor a ese porcentaje para que el impacto sea mayor entre los ciudadanos.

“La solución para crecer a una tasa superior tiene que ver con el PBI potencial (...) Tenemos que hacer una serie de reformas y medidas que apunten a aumentar este PBI potencial para que podamos crecer a más del 4% de una manera sostenible”, señaló en conferencia ante la prensa extranjera.

Por ello, el ministro subrayó que el Perú debe dejar de depender poco a poco de las materias primas y tiene que pasar a preocuparse más en la estructura interna y las fortalezas que tiene que alcanzar como país.

En este contexto, cuál es la proyección del titular del Economía para este año. Según mencionó, se encuentran “muy confiados” de poder superar la tasa de crecimiento de 4% basados en la fortaleza de la demanda interna, sobre todo en la inversión privada.

“Estamos confiados en la fortaleza de la dinámica de la inversión privada para el 2019 que tiene dos efectos muy importantes: uno es el efecto directo en el PBI (...), y el segundo es la inversión vinculada solo a infraestructura, que afecta directamente el PBI potencial, afecta nuestra capacidad para poder crecer más para más adelante, remarcó.

El representante del Ministerio de Economía (MEF) recordó que desde el año pasado se vienen dando anuncios en inversión privada como la ampliación de Toromocho, Quellaveco, Mina Justa, el puerto de Salaverry, el destrabe del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, entre otros.

Además, ya empezando este año se anunció una inversión en el puerto de Chancay (US$ 3,000 millones).

“Así como esta, esperamos que vengan otras noticias a lo largo del año porque, repito, la fortaleza para crecer a cifras que lleguen o superen el 5% tiene que venir de la demanda interna”, remarcó.

De hecho, existen otros puertos que estarían en evaluación para que sean adjudicados en el corto plazo. Por ejemplo, precisó, existe una inversión de US$ 50 millones para el puerto de Pucusana que se debería desplegar en los próximos meses. “En verdad estamos muy confiados que en 3, 4 o 5 años podamos tener una infraestructura portuaria que le dé un dinamismo sumamente importante a la economía del país”, dijo.

Sobre la inversión minera, uno de los principales motores de crecimiento en el país, Oliva remarcó que continuarán apoyando a la actividad, como parte de la política de Estado. “Hay una cartera muy grande, más de 30 proyectos mineros que vamos a seguir apoyando, obviamente respetando siempre las condiciones ambientales y sociales, y la legislación”, anotó.

Inversion

Competitividad

Oliva señaló que para el 31 de enero van a participar en un evento donde presentarán la política de competitividad. Recordó que hay que tener en cuenta que este documento se trata del “qué”, es decir, a qué ámbitos se debe apuntar. “El cómo va a ser materia de los planes que se elaboren en función de esa política y tenemos un plazo de 180 días. Hacia junio ya deberíamos tener cerrado el plan que mira las medidas específicas en cada uno de los pilares que tienen que ver con la competitividad”, remarcó ante la prensa extranjera.

Para elaborar esas medidas específicas, indicó el ministro, ya se encuentran en un proceso de diálogo y de consenso con los distintos actores que tienen que ver con la política de competitividad.

Manufactura

El ministro de Economía señaló que mucho de lo que está afectando la competitividad del sector textil está vinculado -en parte- a Venezuela, porque la caída en la producción de este sector se observó hace unos cinco años cuando surgió la crisis en ese país y se cerró el principal mercado de nuestras exportaciones textiles.

Sumado a ello, el Perú se enfrenta a la informalidad.

“Gamarra dispone de tiendas, pero delante de ellas están los informales y entiendo que el alcalde está tomando medidas para resolver ello”, anotó.

Al ser consultado sobre la posibilidad de otorgar algún incentivo tributario para la industria textil y de confecciones, Oliva señaló que en este momento en particular no lo están pensando. Esto es contrario a lo que señaló el ministro de la Producción, Raúl Pérez-Reyes, quien precisó que desde el Gobierno están analizando si las empresas textileras y confeccionistas pueden pagar un menor aporte del Impuesto a la Renta (IR) que otras actividades, ya que a cambio de una posible reducción en este impuesto para esta actividad, se busca que estas industrias tengan mayor impacto en términos de producción y empleo.

Hay que recordar que si bien en el 2018 el sector textil y confecciones estaría liderando el crecimiento, esto es más un rebote que un incremento en sí mismo.

(Fuente: Gestion)